¿Por qué combatir el virus implica ponerse del lado de los más pobres?

por Cristian Abad Restrepo*

Osvaldo Guayasamin. Ternura. 1989

 

Lo que hemos visto en los últimos días en los países de la región latinoamericana ha sido el principio de algo nuevo que no sabemos qué es, pero sin duda nos acercamos hacia algo realmente (des)conocido en términos de abrir el futuro más allá del capitalismo y de la modernidad, que es necesario construir entre todas y todos, por cuenta de un virus que en algún momento fue local, que en la actualidad tiene alcance planetario y que para muchos más parece una irrealidad ante sus certezas y certidumbres.

El virus al que nos enfrentamos tiene su fuerza y su poder no solamente por la capacidad de contagio entre personas de diferentes edades y de diversas latitudes, o porque manda a dormir a cientos y miles de personas, sino porque tiene su caldo de cultivo en sociedades marcadas por el “desarrollo desigual” como las nuestras. Si las cifras de los países desarrollados nos escandalizan. Imaginar lo que podría hacer el virus en los países subdesarrollados nos ponen los pelos de punta.


Fuente: Universidad Johns Hopkins - Minsal

Por lo anterior, las mejores medidas tomadas por los gobiernos de la región consisten en que los pueblos tienen que irse para su casa, porque los focos de contagio del virus son los espacios públicos en esencia. En efecto, cierto sector de la población no hace oposición porque de antemano saben que tienen los ahorros y las condiciones materiales con los cuales financiar su aislamiento. Igual, siempre han estado aislados del pueblo, porque de eso depende sus privilegios, sus distinciones sociales y capitales simbólicos, o como dice Santiago Castro-Gómez, sus insignias. No se hacen el mayor problema en decirles al pueblo, váyanse y quédense en la casa, porque ustedes son la amenaza.

Ahora bien, el grueso de la población realmente existente obtiene su sobrevivencia del espacio público, porque de éste salen las mínimas rentas para poder alimentarse. Es decir, la fuerza de trabajo que serían sus manos y sus cuerpos resultan inútiles en condiciones de aislamiento. A esto le llamamos humanos expropiados de su dignidad. En ese sentido, el escenario de reproducción del virus está en este grueso de la población que sobrevive del contacto día a día y por donde circula el virus. Contacto y contagio tiene clase social. En ese sentido, el enemigo a combatir es el contacto más que al contagio, porque resulta siendo riesgoso para toda la humanidad, en especial para la clase pudiente que tiene mucho que perder, porque el pobre arruinado ya lo ha perdido todo. No por acaso tiene que enajenar su fuerza de trabajo. No obstante, sabemos que la única herramienta o técnica de control social es el “aislamiento desigual”. Este tipo de confinamiento hay que ponerle apellido. El aislamiento del privilegiado es el reflejo del contagio desigual.

Es desigual porque para la minoría le resulta fácil, es irrisorio y ha estado acostumbrada. Tienen los alimentos, continúan percibiendo las rentas financieras o bancarias, logísticas, industriales y manufactureras, además del acceso ilimitado a los medios digitales de entretenimiento y plataformas. Es decir, distantes del pobre arruinado, humillado, despreciado y acabado que tiene que sortear entre quedarse en la casa, obedecer y no comer, o salir, establecer contacto y morir por un patógeno traído por aquellos que históricamente han transferido miseria y pobreza.

Todo lo anterior tiene una consecuencia inevitable y ya conclusiva, el estado de las cosas no puede seguir siendo igual. Dicho de otra forma, no podemos volver a la normalidad de los acontecimientos desiguales presentados previos al contagio masivo y tener la idea de que no ha pasado nada como nos lo quieren hacer ver la burguesía regional. Tenemos como única opción acelerar el cambio de las reglas políticas y económicas para profundizar la democracia ecológica (Shiva 2003), el acceso a la tierra y al rediseño de nuestros sistemas políticos.  Lo interesante de este momento consiste en que la clase trabajadora, los independientes, los despojados, los sin tierra, los campesinos, los racializados, las mujeres que sienten el peso del aislamiento porque tiene que soportar al marido igual de despojado, los migrantes con conciencia entre otros, están midiendo el sistema, es decir, están viendo palmariamente las contradicciones y las ambivalencias sentidas y vividas de un “desarrollo desigual” visible en este trágico momento histórico para su humanidad. En cuestiones de meses el virus seguramente pasará, pero nos dejará una gran enseñanza que seguro desencadenará en importantes transiciones energéticas, epistémicas y políticas. Desde ya pronostico cuáles serían tales transiciones si es que queremos ponernos a la altura de nuestro tiempo civilizatorio para evitar el colapso de la vida orquestado por el capital.

Las cinco grandes transformaciones que vienen siendo construidas desde décadas por los pueblos, pensadores militantes y activistas, movimientos sociales y funcionarios públicos que quieren una fisura en los sistemas políticos, economistas ecológicos y ecólogos políticos, geógrafos críticos y cientos de actores que trabajan por la autonomía de los territorios, la revalorización de los saberes comunales y una vuelta al territorio, las intento resumir de forma general. Esto nos indica que ya tenemos elementos producidos por diversos movimientos para hacer esa transición.

1)      El primero es la toma de autoconciencia del padecimiento actual. Un aislamiento que se realiza con hambre y que a su vez transparenta el sistema capitalista como lo que siempre fue, un sistema inhumano y anti-vida. El mayor virus al que nos enfrentamos no es el patógeno transmitidos de un animal al ser humano, sino el capital que desea controlar todo tipo de contacto. El gran virus que ha desatado otros por la “gran transformación” de los sistemas de vida es el capital.

Vemos con mayor claridad que el aislamiento es otro modo de realización del capital y no la parálisis de la economía como nos quieren hacer ver. En ese proceso de aislamiento se adaptan las fuerzas de la expropiación. Por eso decimos que el aislamiento no implica una auto-conciencia porque las condiciones materiales de padecerlo son desiguales, o sea, son clasistas. Sólo quien sufre las consecuencias de la desigualdad tiene acceso a ese espacio reflexivo de la importancia del contacto como condición de posibilidad para su sobrevivencia. Sólo la vida se realiza por medio del contacto.

Después de esto tenemos que potenciar esa capacidad de intercambiar no solamente productos, sino saberes, experiencias, conocimientos, transferencias de palabras, metodologías y sentimientos. Intercambiar el pensamiento crítico como nunca antes. Es en ese contacto donde están las energías vitales de los grandes movimientos y de las convergencias regionales. Este punto es fundamental porque implica una intensificación de las relaciones entre pueblos oprimidos para cambiar el sistema de muerte que nos ha llevado a esta crisis.

2)      Un segundo aspecto, tiene que ver con pensarnos las relaciones entre el ser humano y la Naturaleza. Si seguimos bajo la subjetividad moderna que sustentan las relaciones de dominio y explotación (Marx 2011) sobre las fuentes de vida, resulta insostenible en sí. La secuela de esto es el desequilibrio de la terra-mater. Dicho de otra forma, el virus es un problema ambiental creado por una cultura ampliamente destructiva que no sabe cuidar su casa, se relaciona de manera explotativa con otras formas de vida y desafía las leyes básicas de reproducción de la Naturaleza. Es urgente cambiar de paradigma de la sostenibilidad ambiental al paradigma del “criterio y racionalidad de la vida” (Bautista 2014) para toda decisión que afecte la Naturaleza.

Es la cultura moderna la responsable de transformar la base material y viviente de la tierra en dinero y/o en mercancía, que tiene como proyecto infinito el proceso de devoramiento de todo lo que se mueva, de todo lo que circule y de todo lo que implique contacto. Nos enfrentamos a virus desconocidos, sin una memoria cultural de la transformación genética de los ecosistemas. Teniendo memoria sería imposible la acumulación y la circulación del capital. Sería difícil que se sostenga la burguesía que decide por todas y todos cuando por criterio histórico sabemos que es insostenible por sí misma, pues todos sus actos conducen a la muerte. Por eso, el capital necesita borrarla. Este momento histórico quedará como un hecho anecdótico, si le dejamos al capital que decida sobre nuestro futuro, pero sobre todo de nuestro pasado ambiental. Si regresamos a la normalidad moderna, perdimos la oportunidad de profundizar la construcción de otro mundo posible.

3)      Un tercer elemento es el fortalecimiento de los sistemas de derechos de la salud, de la educación, por tanto, de la desprivatización de los derechos fundamentales. Además, una ampliación del Estado ya no de bienestar moderno, sino con otro contenido de lo que llamamos Estado, que sería el fortalecimiento de las nacionalidades y de las autonomías territoriales. Es fundamental avanzar hacia otro paradigma del Estado unidimensional y unitario hacia un Estado plurinacional-postcapitalista. Esto implica la realización de asambleas constituyentes y reformas al contrato social, que básicamente es un contrato basado en la explotación, en la colonización y que beneficia sólo a un sector de la población. Ejemplo de ello es la ampliación de los sistemas precarios de salud, de la educación, de la contaminación de los ríos, del represamiento del desarrollo de comunidades y la explosión de la conflictividad socioambiental en la región. Las constituciones políticas son contratos coloniales y extractivistas. Necesitamos avanzar hacia constituciones postnacionales, postcapitalistas, postextractivistas que serían constitución plurinacionales, economías de escala comunitaria-alimentaria y de una extracción sensata y/o socialmente necesaria (Gudynas 2011).

4)      Un cuarto aspecto relacionado con la anterior, pero que lo separamos para darle un mayor alcance tiene que ver con el acceso a la tierra. Esto implica una reforma agraria sin precedentes históricos en todos los países. El capitalismo ha logrado avanzar sobre todos los territorios porque saca a la gente de sus fuentes primarias de energía, los despoja hacia las ciudades y es ahí donde nos hemos vuelto vulnerables, frágiles y débiles en términos de que ya no somos dueños de las fuentes de vida para comer. No por acaso el mayor riesgo no es el virus en tanto virus, sino la mezcla explosiva entre el virus y las condiciones de pobreza y falta de alimentos. Sabemos que un buen sistema inmune depende del acceso que se tenga a nutrientes, vitaminas y calorías. Esto lograría que los pueblos vuelvan a tener el control con sus manos de los alimentos, de la producción y comercialización, con un fuerte componente en la agroecología y sistemas agroalimentarios comunitarios apoyados por la tecnología agrícola.

Ahora bien, lo anterior implicaría un retorno a la tierra, donde sólo se realiza la condición humana. En las ciudades no hay condición de reproducción, sino es acosta de socavar la tierra de otros. Por eso insistimos en la necesidad de sacar de nuestras mentes y corazones el paradigma de la ciudad como el espacio más desarrollado, el que genera más bienestar. Por historia sabemos que la ciudad es el espacio por excelencia del capital y no de la vida, pero que se hace pasar como espacio de vida, destruyendo y bloqueando las formas-otras de existencia en plena relación con la tierra para hacerlas inviables. El virus ataca donde todos los seres humanos están expropiados, o sea juntos. Por eso el espacio del capital siempre será viral.

5)      Un quinto fundamento, nos referencia la caída de los grandes mitos del neoliberalismo, de la modernidad y de todo aquello que en apariencia se le llama certeza, como el crecimiento infinito de la economía con el supuesto derrame de beneficios para todas y todos. El virus demuestra que no es así. La disminución del Estado ha socavado los derechos humanos. Ahora tenemos un Estado mínimo en condiciones extremas que nos hace pensar que ese no es el camino para la mayoría de la población que es socia y parte de un Estado. Ese Estado mínimo responde a las necesidades de las burguesías retrogradas para que no interfieran en sus negocios. Por eso el virus es tan mortal, inmoral y selectivo. En principio afecta a los que viajan, lo importan, transfieren la amenaza y se hace masivo. Ejemplo de ello es la discusión de priorizar el atendimiento médico y a quien no. El Estado mínimo consiste en dejar morir, no en dejar vivir.

En ese sentido, se necesita de un Estado fuerte en materia de derechos humanos, en sus garantías y en sus cumplimientos. Después de esto no puede seguir el mismo Estado tal cual como está, no podemos volver a la normalidad si esta se entiende como las condiciones presentadas antes del virus. El virus lo que refleja es la vulnerabilidad a la que estamos expuestos, en parte el modelo económico capitalista-racial-colonial tiene la responsabilidad al producir las “geografías de desarrollo desigual” (Smith 2006) y el Estado por estar a su disposición. Ahora de lo que se trata es crear un Estado, pero para la vida, gestionar la muerte en términos dignos y de reproducir todo aquello que permita la felicidad, tranquilidad y solidaridad de sus asociados, o sea el pueblo en tanto pueblo. La minoría sólo ha servido para declarar la guerra. Ya es tiempo de un Estado plurinacional a disposición de la paz construida con los pueblos, y no la paz capitalista extractivista que solamente tiene como intensión profundizar el desarrollo desigual.

Con estos aspectos mínimos podemos abrir el futuro hacia múltiples trayectos, con lo cual podemos superar esta crisis ambivalente que nos trae la modernidad. En tiempos del postvirus es urgente un rediseño de las políticas de apropiación material con la tierra y para la vida. Será un nuevo periodo donde se abrirán más luchas y defensas por el territorio contra el espacio del capital-viral que ha creado la modernidad. Esa es la perspectiva hacia donde debemos de ir y surcar para la felicidad de todas y todos. Por eso insistimos que la lucha contra el virus es una lucha contra la opresión y avallasimiento de la burguesía.

 

Referencias

"Juan José Bautista / El espíritu de la revolución del siglo XXI | 2", video de YouTube, 1:43:09, publicado por "Red ALBATV", 19 de noviembre de 2018, https://www.youtube.com/watch?v=phgSTWc31Ow

Bautista, Juan José. 2014. ¿Qué significa pensar desde América Latina? Hacia una racionalidad transmoderna y postoccidental. Madrid: Ediciones Akal, S. A.

Gudynas, Eduardo. 2011. "Caminos para las transiciones post extractivistas". En Transiciones. Post extractivismo y alternativa al extractivismo en el Perú, editado por Alejandra Alayza y Eduardo Gudynas,  187-216. Lima: RedGE. http://gudynas.com/publicaciones/capitulos/GudynasCaminosPostExtractivismoPeru11.pdf

Marx, Karl. 2011. El Capital. Tomo I. Rio de Janeiro: Boitempo.

Shiva, Vandana. 2003. Las guerras del agua: privatización, contaminación y lucro. México: Siglo XXI.

Smith, Neil. 2006. La producción de la naturaleza, la producción del espacio. Ciudad de México: Facultad de filosofia y letras UNAM.


 

Recomendamos ver


 

 Otras publicaciones del autor

De la gran traición a la madre tierra al doloroso camino de la reconciliación con la Naturaleza

Imagen de portada

Hemos subjetivado un modo de vida indolente e insensible ante las atrocidades históricas que se comenten contra la Naturaleza, contra nuestras madres e todas las mujeres. Lo más complejo es que esta incorporación mental es una constante, se repite como rito y como sacrificio desde 1492 cuando se hace planetaria la visión moderna-racial sobre la tierra y sobre los cuerpos, teniendo efectos aterradores en el Abya Yala...

 

La Modernidad contra la vida: El orden ‘extractivo-minero’ como el desorden ecológico de los pueblos

Los regímenes mineros a gran escala, sean abiertos o subterráneos, para la extracción de oro, cobre o plata, entre otros, establecen una autoridad minera desde la cual produce su realidad fáctica, es decir, su presencia y pertinencia es justificada a través de engendrar deseos, modos de ver, soñar y sentir para apropiarse de los territorios constitutivos de otras territorialidades...

 

Territorios decapitados por el orden extractivo-minero. Una aproximación desde el metabolismo social y falla metabólica del Capital

Imagen de portada

Toda producción social que tienda hacia el mantenimiento de las condiciones de vida sobre la tierra, desarrolla un tipo de relacionamiento que hace posible la existencia humana a través del trabajo que, junto con la naturaleza, crean la riqueza...

 

 Otras publicaciones acerca de la situación regional

¿Qué es un estado de excepción?

Imagen de portada

El estado de excepción es un concepto complejo. La tradición del pensamiento político occidental nos ayuda a comprenderlo, en particular Carl Schmitt y Giorgio Agamben. Nuestra experiencia inmediata con el “Estado de Emergencia Nacional” emitido por la Resolución de Gabinete N.11 de 13 de marzo de 2020...

 

Guerra y garantías

El presidente Cortizo para hacer frente a esta situación tomó las primeras medidas socioeconómicas: 40 millones de dólares en insumos; un hospital modular para 100 camas; 20 millones para carnes y granos; 50 millones para iniciar con el programa “Panamá solidario”. Además, dispone de más de mil millones de dólares del Fondo de Ahorro de Panamá. Así el Ejecutivo tendrá un margen para maniobrar...

 

Entrevista de Bercovich a Nacho Levy por la situación en los barrios

Imagen de portada

Radio Con Vos

Pasaron Cosas

Creado por Maururu

La situación dramática en los barrios por el COVID-19 ...

 

 

 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

Blog nuestrAmérica adhiere a la Declaración de San Francisco sobre la evaluación de la investigación, DORA y a la DECLARACIÓN DE MÉXICO a favor del Ecosistema latinoamericano de Acceso Abierto No Comercial.

____

Pronto mejoraremos nuestra tecnología a través de XML-JATS gracias a AmeliCA. También puedes encontrar nuestros derechos de explotación en AURA.

 

 

 

EQUIPO EDITORIAL         POLÍTICAS EDITORIALES



ISSN: 2452-4905

Visitas a nuestro periódico desde el 28 de diciembre de 2018: contador de visitas

 

 

 

 

 

   


  • Revista nuestrAmérica

  • Trazos de nuestrAmérica

  • Cuadernos de descolonización y liberación

  • Blog nuestrAmérica

  • Sello editorial Ediciones nuestrAmérica desde Abajo

  • Directorio de revistas Deycrit-Sur

¿Cómo publicar?


Directrices y normas de publicación

 

Manifiesto Deycrit-Sur sobre la descolonización del conocimiento

Síguenos en redes sociales

       

Editado desde la ciudad de Concepción, Chile. Todas las publicaciones y trabajos de Ediciones nuestrAmérica desde Abajo se realizan bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual-Internacional. Ninguno de nuestras revistas realiza cobros por procesamiento de artículos, publicación o lectura (No APC).